El milagro GoPro, la nueva Kodak de la industria

nick-woodmanLas cámaras deportivas son tendencia, y ninguna empresa del mundo las fabrica mejor que GoPro. En sus diez años de vida, la que va camino de convertirse en una nueva Kodak se ha quitado del medio, sin despeinarse, a los competidores que han osado meter la cabeza en su terreno, sobre todo Sony (mediante su línea de gadgets ActionCam), aunque Samsung también está trabajando en esa dirección y han surgido firmas similares, como Garmin.
La pasión por el surfing (surf o patinaje en tabla) le indujo al joven emprendedor Nicholas Woodman la idea de la creación de una vídeo-cámara portátil. Él primer modelo lo hizo por sí sólo, “en las rodillas”, y ahora su empresa ya cotiza sus acciones en el Mercado de Valores, ya vale $5,1 mil millones.

Para descansar y luego empezar a buscar una nueva idea de negocio, en 2002 Nick Woodman decidió dedicarse a su afición (hobby) en Australia e Indonesia. Fue allí, al tratar de fotografiarse y filmarse así mismo y a la naturaleza, durante el paseo con la tabla de surf, Nick descubrió que esto es muy difícil de hacer: ya que las videocámaras desechables con correas se caían constantemente.

Hasta que por fin concibió la idea: que consistía en hacer una cámara portátil cómoda, pero que se fije (sujete) firmemente al cuerpo. El joven entusiasta desarrolló un prototipo literalmente “en las rodillas” que lo probó durante varios meses. Después retornó a California y durante varios meses casi nunca salía de la casa, olvidándose de los amigos e incluso del surf. Durante días y noches, bebiendo café y bebidas energéticas, Nick cosía pulseras con la máquina de coser de su madre, buscaba en los almacenes en línea video-cámaras baratas, que se puedan modificar, y aprendió a escribir solicitudes para las patentes.

feature-55-GoPro-Nick-Woodman-pop_13330Para la nueva empresa (startup) se requería dinero, que Woodman no tenía. Como escribe el portal Celebrity Riches, durante el descanso en Bali, el empresario su esposa habían visto en el mercado local unas correas hechas de conchas, que se vendían por $1,90. Decidiendo que en EE. UU. con esto se puede hacer dinero, los esposos compraron 600 pulseras que los vendieron en su país ya por $ 60 cada una. “Yo se vender de todo, en lo que creo, pero yo vendo increíblemente lo que no creo“, cita la revista Forbes su declaración medio en broma del empresario acerca de sus habilidades como gerente de ventas.

Con el dinero de las ventas de las correas y el dinero prestado de su madre $ 35 mil, que en total sumaron: $64 mil, Woodman creó una empresa y que la presentó en 2004, en la exposición de equipos deportivos en San Diego, la primera videocámara portátil con una pulsera desarrollada especialmente, que le denominó: GoPro Hero (osea go professional y hero: ya que muchos surfeadores aficionados se sienten profesionales y héroes, al grabar sus éxitos).

Tardó un año en crear la primera versión comercial de GoPro, que él mismo diseñó a partir de un prototipo para cuya fabricación usó la máquina de coser de su madre y un taladro, trabajando una media de 18 horas al día. “Tenía tanto miedo a volver a fracasar que me comprometí conmigo mismo a tener éxito”, dijo el año pasado en una entrevista a Forbes. Su primer modelo estaba basado todavía en cámaras de 35 mm que importaba desde China, a las que después tuneaba, con enganches, al principio solo para tablas de surf, para vender por treinta dólares. En la actualidad, sus modelos Hero (ya van por la tercera generación) cuestan entre 300 y 400 dólares.

En aquel tiempo, Woodman también empezó a recorrer todas las ferias deportivas del país en su Volkswagen. Fue así como logró colocar la primera remesa de GoPro en un evento deportivo celebrado en San Diego, en 2004. Al año siguiente, facturó 350.000 dólares gracias a la distribución de sus cámaras en las tiendas de deporte especializadas. En el mundillo, sobre todo en el surf, ya se empezaba a hablar de él.

Quien es Nick Woodman?

Nicholas-Woodman_36905“Yo se vender de todo, en lo que creo, pero yo vendo increíblemente lo que no creo” frase propia de Woodman.

Nick Woodman nació en 1975, en una pequeña ciudad californiana. Desde niño se aficionó por los deportes, jugaba fútbol y béisbol. Como escribe el portal Business Insider, cuando el muchacho tenía 8 años, vio en una fiesta en la casa de su amigo fotografías en una revista dedicada al surfing, y desde ese entonces navegar sobre las olas fue su principal afición. Nick incluso eligió la Universidad de California en San Diego sólo porque aquel estaba situado cerca de la playa.

Detrás de GoPro no hay millones de usuarios que resulta cada vez más urgente monetizar: hay clientes. Y tampoco existe ninguna sospecha de burbuja: la solvencia de GoPro está avalada por sus ventas. Desde su lanzamiento, año tras año, la compañía las ha duplicado. Todavía no han hecho públicos los datos de 2013, pero el año anterior (2012 significó su confirmación definitiva) vendieron 2,3 millones de unidades, facturando 512 millones de dólares. En la actualidad, el 21 por ciento de las cámaras digitales que se venden en Estados Unidos son suyas. “Y en 2014 esperamos llegar a los 1.000 millones de facturación”.

El dueño de esta frase es Nick Woodman, el fundador de la empresa. Con la entrada de Foxconn en la firma las puertas del club de los nuevos multimillonarios se abrieron para él de par en par. A sus cuarenta años, lidera la compañía de cámaras que más rápido ha crecido en la historia de Estados Unidos. Pero su vida no siempre fue tan fácil.

Nick-Ripping-It-Nose-Cam-Hang-Loose-GOPR0032-02Al principio, al joven no le querían aceptar, pero él no se podía imaginar su vida sin las olas, por lo que les convenció a la dirección del colegio para que le permitieran estudiar en San Diego. “Nos levantábamos cada mañana y cabalgábamos caballos, luego íbamos a las clases, luego cabalgábamos de nuevo y de nuevo íbamos a las clases”, dijo al periódico de su alma-mater. Al inicio, Nick como ejemplo de su padre, que era un banquero inversor que trabajó en grandes instituciones financieras, estudió negocios y banca, pero después se dio cuenta de que era demasiado aburrido, por lo que se trasladó al departamento de bellas artes. Lo que más le gustó fueron la escultura y la fotografía. En el colegio, el joven conoció a su futura esposa, que también recibió el título de bachiller en bellas artes. “Tenía instrumentos de batería, una guitarra, y además tres snowboards”, dice Jill Woodman. Y sus amigos universitarios lo describen como un personaje temerario real, dispuesto a arriesgar, tanto con un monopatín, así como con un parapente.

Ya en ese entonces, Nick sabía que iba ser un empresario. Mientras estudiaba en la escuela, trabajaba vendiendo limonada en la esquina de la calle, y en el colegio vendía camisetas a los surfeadores. El joven pensaba en crear una empresa de desarrollo de videojuegos. A los 22 años, juró que hasta antes de los 30 años crearía una empresa exitosa. A los 25 años Woodman ahorró la suficiente cantidad de dinero para iniciar su primer negocio: con un sitio-web ofreciendo juegos en línea (online). Incluso logró captar $4 millones de inversión. Sin embargo, pronto, su creación resultó lavada por la onda explosiva debido al estallido de la burbuja de las empresas (.com). Es decir que que perdió los $4 millones confiados por los inversores.

Se lleva especulando con la salida a bolsa de la firma desde 2012, cuando Foxconn, la empresa que subcontrata Apple, entre otras, para fabricar iPads y iPhones en territorio chino, compró por 200 millones de dólares el 9 por ciento de esta compañía estadounidense especializada en la fabricacion de cámaras digitales para deportes extremos.

La primera cámara HERO

Cuando una empresa japonesa les compró 100 cámaras, el emprendedor (startuper) comprendió que era necesario contratar con urgencia más empleados. Al inicio contrató a un amigo del colegio, y un año más tarde, cuando los ingresos eran ya de $350 mil. contrató a tres antiguos compañeros de estudio. En 2006, la empresa contaba ya con ocho personas, cuya mayoría se dedicaba a las ventas. Trabajaban de 12—20 horas en un cobertizo sin calefacción de un herrero que se encontraba detrás de la casa, que Woodman y su esposa lo arrendaron en el poblado pequeño mexicano de Pescadero.

La empresa recibió un gran apoyo no sólo de la madre y la esposa de Woodman, sino también de su padre que invirtió en el inicio empresarial de su hijo, $200 mil.

En 2006, llevó a cabo la primera reconversión tecnológica de la empresa: empezó a vender cámaras digitales, movimiento obligado. Un año después, incorporó el vídeo en la ecuación de GoPro. Desde entonces, la compañía, de forma silenciosa pero espoleada continuamente por el crecimiento de sus beneficios, no ha dejado de innovar en todas las direcciones posibles: alta tecnología, modelo de negocio y también marketing, donde han adoptado una estrategia similar a Red Bull, patrocinando deportistas y eventos de alta competición.

nick-woodman1Además, el concepto original del fundador se ha redimensionado. Más allá del surf, su mantra ha calado en la nueva sociedad de consumo, donde el imperio de la imagen y el vídeo es absoluto: “Sólo GoPro puede llevar una cámara a cualquier situación de la vida cotidiana”. Los teléfonos digitales llevan matando varios años a las clásicas cámaras digitales, pero la compañía de Woodman, al estilo Steve Jobs, que odiaba los estudios de mercado, ha generado una necesidad.

Mi visión es ayudar a los consumidores a construir un ecosistema en el que capturar, compartir, ver y crear contenido en cualquier dispositivo, en cualquier momento y en cualquier lugar de forma fácil y rentableHoy, miles de deportistas profesionales usan GoPro para grabar sus competiciones y entrenamientos. Y cada vez son más los aficionados que colocan una cámara de este tipo en manillares de bicicleta, tablas de surf, piraguas o cascos de deportes extremos, desde la escalada al motociclismo. Cuando Felix Baumgartner batió el record de caída libre al lanzarse desde la estratosfera también llevaba puestas cinco cámaras de la marca estadounidense.

Desde 2008 GoPro comenzó a ofrecer no sólo fijadores para los surfistas, sino también para los esquiadores y snowboarders (surfeadores).

La primera cámara de alta definición, Hero HD, GoPro lo introdujo a finales de 2009. La novedad era compatible con todos los tipos de fijadores (sujetadores) inventados por la empresa. En 2010, de las ventas de esta cámara Woodman ganó $64 millones. “Cuando cualquier proceso creativo marcha, la pelota empieza a rodar, y se nota que se pudo hacer mejor”, cita a Woodmana el servicio Business Insider. Después te despiertas por la mañana, y la empresa, que se inicio con los amigos por el colegio, es la empresa digital de crecimiento más rápido en el mundo”. En la empresa de Woodman los inversores empezaron a creer poco a poco: en 2012, el fabricante chino de electrónica Foxconn invirtió en GoPro $200 millones.

Action cameras, les llaman: tecnología de fotografía y vídeo digital en alta definición para capturar los movimientos más espectaculares de un deportista en plena acción, escenarios donde las cámaras de los smartphones no resultan versátiles y los mejores equipos de fotografía del mercado se convierten en incómodos dinosaurios. Además, no se pueden llevar puestas, en la línea de la tecnología wearable donde también encaja de soslayo GoPro, gracias a sus enganches. Ni se pueden colocar en el ala de un avión o en el collar de un perro, ni golpear o sumergir en el mar con garantías a todo riesgo.

Woodman y su equipo, conformado ya por casi 500 personas en EE. UU. y China, trabajan constantemente en nuevos productos para los apreciadores de los diferentes tipos de deporte. “Evolucionar o morir“, es el lema del empresario-extremal. “Tenemos confianza en nuestras capacidades de innovar, y tenemos los productos con los que se deleitarán las personas“, cita a Woodman Forbes.

Las cámaras son ligeras, compactas, resistentes y sencillas de instalar sobre una tabla de surf. Además son fáciles de operar, e interactúan y se activan a distancia desde teléfonos y relojes inteligentes. A sus cámaras, Woodman, las llama las “selfie original”.

Recientemente GoPro empezó a cotizar en el mercado de valores en EE. UU. Las acciones del fabricante de cámaras, colocadas al precio de $24 en NASDAQ, causó emoción (agiotaje) y se dispararon en el primer día de las negociaciones (el 26 de junio) en más del 30 %, y al momento del cierre de las negociaciones del 3 de julio,su precio superaba ya en el 73 % al precio inicial. La capitalización bursátil de la empresa ahora es de $5,1 mil millones, la participación de Woodman se estima en más de $2 mil millones. En total, la fortuna del multimillonario extremal se estima, según cálculos de Forbes, en $2,3 mil millones.

Ahora la empresa está trabajando en el hardware para crear una plataforma para compartir vídeos.

Los precios de las cámaras son muy bajos y rondan entre los 250 y 500 dolares americanos..

 

videostone01