Televisa apunta directamente a la televisión de paga

Televisa  está convenciendo a los tenedores de bonos de que, expandiéndose en la televisión por cable y satélite, sobrevivirá a una iniciativa del gobierno para limitar su dominio como mayor radiodifusora de México.

emilio-azcarraga-jean-581x478Televisa planea producir más programas en alta definición y planifica lanzar un nuevo satélite en 2015 después de sumar alrededor de un millón anual de suscriptores al sistema de telvisión satelital Sky en los últimos cuatro años.

Por lo que el rendimiento de la deuda de Televisa con vencimiento en 2018 cayó 0.63 puntos porcentuales, a 2.86 por ciento, desde que llegó al nivel más alto en 17 meses el 5 de septiembre.

Esto luego de que la empresa informara a los inversores que planea aumentar los márgenes de ganancia mediante economías de escala, habiendo disponibles 6 millones de nuevos abonados a la televisión de paga en México.

Esto representa casi el doble de la baja promedio de los 4.762 bonos empresariales de grado de inversión denominados en dólares cuya evolución sigue Bloomberg.

Si bien la ley de telecomunicaciones del presidente Enrique Peña Nieto pretende obligar a las compañías como Televisa, que controla más del 50 por ciento del mercado, a vender activos y eliminar tarifas, la compañía reaccionará abriéndose camino en la TV paga.

Televisa y TV Azteca contra las cableras

Televisa y TV Azteca, la otra importante radiodifusora de México, cobraban a los proveedores de cable y satélite para poder transmitir sus respectivos canales de televisión abierta y los integraban a un paquete exclusivamente de canales restringidos, como los de deportes de 24 horas, los de música y los de películas.

Las cableras no podían tomar los canales de televisión abierta más populares sin los añadidos.
La ley de telecomunicaciones que promulgó el presidente Enrique Peña Nieto en junio exige a las televisoras ofrecer sus canales abiertos a las empresas sin cobrar cargos adicionales o con la obligación de adquirirlos en paquete, lo que se conoce como “must-offer”.

Dish México, la segunda mayor compañía de TV satelital de México después de Sky, y Axtel SAB comenzaron a retransmitir señales de Televisa a sus clientes en septiembre.

Pocos días después, Televisa presentó una queja ante la Secretaría de Gobernación y trató de obtener una orden judicial de un tribunal superior capitalino para detener las acciones de Dish, alegando que debería haber esperado a que los reguladores publicaran las normas que rigen esas retransmisiones.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones de México tiene previsto publicar la reglamentación de la ley de telecomunicaciones a comienzos de diciembre, por lo que este ente regulador notificará públicamente a las compañías que considera dominantes, dijo Gabriel Contreras, presidente del organismo.